En el nevado Ampato

Yo Paola, en el Ampato

Por: Paola Paredes
JUANITA una niña de la que nunca sabremos quien fue en realidad, ni como se llamó, ni que es lo que pensaba al haber sido elegida para el sacrificio…. Se dice que por el año 1450 aprox., cuando gobernaba el Inca Pachacutec, se convocó a la Kapaccocha, (ceremonia de sacrificios humanos en honor a los Apus o montañas sagradas) para aplacar la ira de los volcanes, es así como se escogió a Juanita, una niña de 14 años quien iba a ser sacrificada en el Nevado Ampato (significa sapo en Aymara, se le atribuye ese nombre por su forma), fue vestida con ropa muy fina y fue cubierta por una lliclla o manta de colores rojo y blanco. Tenía que ser enviada como mensajera al gran Apu, ella fue llevada en procesión desde el Cusco (capital del Imperio Inca) hacia el nevado Ampato acompañada de otros niños que fueron sacrificados a medida que llegaban a la cima. Juanita había sido sometida a un ayuno riguroso, fue sedada con chicha añeja antes de recibir un fuerte golpe con una macana o garrote….lo que le provocó la muerte instantánea; junto a ella fueron enterradas ofrendas de metal, spondylus envueltas en finos textiles de alpaca y vicuña, algunas chuspas o bolsitas ceremoniales con coca, cerámica y otros elementos para su largo viaje.

Se le suele llamar a Juanita “MOMIA”, pero realmente no es una momia, porque no ha sufrido un proceso de momificación, es simplemente un cadáver congelado y conservado por cientos de años gracias al hielo del nevado Ampato.

Me pregunto ¿Cómo es que lo Incas subían tan fácilmente a las montañas? Yo apenas puedo hacerlo, a costa de un gran sacrificio. Tal vez me ayudaría tener alma de montañista, en realidad no pretendo ser montañista, para mi es simplemente tener la satisfacción de conocer el mundo desde arriba, nuevas aventuras que jamás se podrán vivir desde abajo.

Cuando uno se encuentra en la cima, todo parece tan pequeño y una se siente tan grande que parece dueña del mundo.

Salimos de la ciudad de Arequipa a las 9 am, y tomamos la ruta hacia Chivay, puerta de entrada al Cañón del Colca, después seguimos el desvío izquierdo en Patapampa y recorrimos como 30 km hasta Sallalli (4400m). El viaje en total nos llevó aproximadamente 5 horas, y después de haber recorrido unos 165 km en una camioneta 4×4 llegamos a las faldas del Nevado, subimos en dirección noreste por pendientes de roca y un poco de nieve por 4 o 5 horas hasta llegar a una plataforma donde instalamos nuestro campamento (5400 m), la noche nos ganó y tuvimos que caminar con linternas, el frío era intenso, nunca había sentido tanto frío en mi vida!! Incluso sentí que se me congelaban los labios, y en algunos instantes no podía hablar, me resultaba muy gracioso, pero a la vez ya no quería continuar, mi paso se tornó torpe, solo quería parar… Armamos las carpas y luego de un reconfortante mate de coca y una sopa caliente volvía a la vida; y a dormir ¿Dormir?.¿Con tanto frío?… no puede dormir ni un minuto.

En la noche empecé a oír como una banda de músicos, era un sonido constante y muy armónico acompañado por el fuerte viento que movía todo alrededor, creí que por tanto frió ya estaba alucinando (jajaja), entonces intenté recrear con mi mente el ritual que llevó a sacrificar A JUANITA, LA DAMA DEL AMPATO; me esperaba una muy larga noche sin poder dormir, conté hasta 1000 borregos o más y no pude conciliar el sueño (jajaja)… Me iba perdiendo en la música del viento, hasta creí ver algunas sombras, al día siguiente comprobaría que todo lo que imaginé fue producto de no poder dormir y comprobé también que todo lo que percibí en la noche tenia una explicación real.

La música fue producto de las piedras que amarramos a la carpa y que con el viento se movían y producían diversidad de sonidos, las sombras fueron provocadas por la cubierta impermeable de la carpa que se había desatado de una de las esquinas, todo fue producto de mi imaginación. Yo quería subir a la cima al día siguiente, sin embargo por la condición en la que se encontraban mis compañeros tuvimos que quedarnos todo el día en el campamento para aclimatarnos; dicen que yo tengo un pacto con la altura, porque casi nunca me afecta (jajaja), pero yo prefiero decir que la altura es mi amiga.

Todo el día se pasó en conversaciones diversas, un partido de fulbito ¿A quien se le ocurre llevar una pelota de futbol a 5400 msnm? jajaja (fue muy divertido), exploramos todo lo que estaba a nuestro alrededor hasta que llegó la noche, una noche más de no poder dormir, saldríamos muy temprano para atacar la cima como a las 11 de la mañana.

Al día siguiente con una mente muy positiva salimos del campamento a las 6 am, empezamos a ascender junto al fuerte viento helado, que cada vez se hacía mas intenso, luego de subir 3 horas de por un camino lleno de penitentes, nieve, piedras y una presión intensa en el pecho por la altura, nos dirigimos hacia el este para luego girar al sur y pasar por la cumbre norte (6050 m) y finalmente llegar por pendientes hasta la cumbre principal o sur en unas 6 h.

Fuimos en dos grupos atados por una cuerda para evitar accidentes; en esta época (Octubre) el nevado se encuentra en descongelamiento, por lo cual se torna difícil, las grandes grietas dificultan el camino y lo hacen peligroso (uno de nuestros compañeros cayó a una de estas grietas, que parecen no tener fondo, felizmente nos encontrábamos atados), por eso es sumamente necesario llevar todo el equipo para sobrevivir en esta travesía (zapatos de nieve, crampones, piolet, arnés, bastón, ropa térmica y sobre todo mente positiva).

Lejos de todo, por encima de todo, silencio profundo (jamás sentí tanta paz en otro lugar que no sea la montaña), frío penetrante….camino muy difícil….(todo esto me lleva a pensar que los montañistas son masoquistas, un amigo montañista me decía que eso es cierto) pero REALMENTE VALE LA PENA LLEGAR A LA CIMA, la satisfacción es incomparable, es como ir dejando por el camino todo el peso del mundo y finalmente EL TRIUNFO del ser humano ante la adversidad y la inmensidad de la montaña.

Sigo soñando, espero nunca dejar de soñar con nuevas aventuras, en el rubro de montañas quisiera conquistar algún día el Coropuna, el Salcantay, el Alpamayo (el nevado mas hermoso) y si pudiera el Huascarán…..algún día talvez pueda cumplir esos sueños, pero por el momento ya tuve suficiente con montañas este año jajaja.

MEJOR TEMPORADA: Entre los meses de Abril a Noviembre.
Este viaje lo realicé con los amigos Expediciones Perú de Arequipa.